Lenguaje científico

Premios MEDES 2014 – Lengua y ciencia: una relación histórica e inseparable

Otro año más, he tenido la gran suerte de poder asistir a la entrega de los Premios Medes. Se celebró en la Asociación de la Prensa de Madrid el pasado 18 de noviembre de 2014.

Como ya expliqué el año pasado, estos premios conforman una de las muchas iniciativas que promueve la Fundación Lilly. Tal y como afirman, se crearon con el objetivo de «reconocer en el ámbito de los países de habla hispana aquellas iniciativas que favorecen la utilización del español en la comunicación del conocimiento de las ciencias de la salud en general y del conocimiento médico en particular, así como a las instituciones o entidades que hacen posible el logro de estos objetivos.»

Este año, bajo la presidencia de Javier Ellena (presidente de la Fundación Lilly), se entregaron los premios MEDES-MEdicina en ESpañol a la plataforma PyDeSalud y a la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). La primera, PyDeSalud, «Participa y decide sobre tu salud», es una plataforma que promueve el conocimiento; ganó el premio a la Mejor iniciativa en el fomento del uso del idioma español en la divulgación del conocimiento científico. Por otro lado, el premio a la Mejor institución o entidad destacada en la promoción y difusión de la publicación Médica en Español fue otorgado a SESPAS, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.

Durante este evento, las entidades ganadoras tuvieron la oportunidad de poder explicar el proyecto que desarrollan en defensa del español como lengua de divulgación científica.

PyDeSalud ganó el merecido premio por su originalidad y carácter participativo en la salud y la relevancia que otorga al español como idioma tanto escrito como hablado. Esta plataforma tiene el compromiso de conseguir que los pacientes participen en las decisiones sanitarias; este objetivo aporta conocimiento científico a la sociedad. Además de ser un derecho de los pacientes, su decisión puede proporcionar un gran beneficio para ellos mismos, así como para el sistema sanitario de la salud. Los investigadores suelen comenzar sus estudios de investigación a partir de inquietudes propias; no obstante, muchas veces no se es consciente de lo valioso que es incorporar también las del paciente.

SESPAS, por su parte, es una sociedad que cuenta con una larga y exitosa trayectoria en la producción de publicaciones biosanitarias; su revista, Gaceta Sanitaria, en español, contribuye a la formación sanitaria, pues forma parte del material de enseñanza y referencia en España. Esta revista permite el acceso a contenidos científicos en español: promueve y difunde el español científico. Además, la sociedad ha contribuido de distintas maneras a la difusión de la publicación médica en español mediante la organización de congresos sobre epidemiología y salud pública. SESPAS se preocupa por facilitar la información a los medios de comunicación para que se transmita a la sociedad. Está a la vanguardia de la salud pública y preventiva y se muestra en constante relación con los medios de comunicación.

En esta última edición de los Premios MEDES, tuvimos la suerte de poder escuchar una interesante y muy instructiva conferencia magistral pronunciada por el profesor Francisco Javier Puerto Sarmiento, catedrático de Historia de la Farmacia, director del Museo de la Farmacia Hispana y miembro de la Real Academia de la Historia. Durante su ponencia, «Idioma, ciencia y poder», Francisco Javier hizo que juntos recorriéramos todo la historia que, a su paso, ha ido dejando la ciencia; su huella a través de distintas sociedades y el uso del idioma predominante a lo largo de toda su evolución histórica. El ponente comentaba que, si aceptamos que la ciencia forma parte de la cultura, la estamos relacionando directamente con la lengua. Por ello, hay tener muy en cuenta la conexión directa que existe entre ambas. Hoy en día, todos los estudiosos saben que la ciencia posee un lenguaje universal; no obstante, es muy importante no confundirlo con la lengua que la mayoría de los científicos han adaptado para comunicarse con mayor facilidad entre ellos: el inglés. La defensa del español como lengua de divulgación científica en España es crucial. Parece que nos rendimos ante el inglés, sin darnos cuenta de la importancia de nuestro idioma en el paradigma institucional a nivel mundial. Con gran acierto, el profesor Francisco Javier afirma que el español necesita ver su lengua enriquecida por el lenguaje científico; para ello, es necesario que existan diccionarios y publicaciones científicas en español. Un maravilloso ejemplo de ello es el Diccionario de Términos Médicos de la Real Academia Nacional de Medicina. También es importante fortalecer las instituciones científicas, que ayudan a fomentar el uso del idioma en este ámbito tan sumamente especializado. «La defensa del idioma debe ser prioritaria en todas las instituciones españolas», explicaba Francisco Javier.

Medes 2014

El proyecto MEDES va mucho más allá de los premios: cuentan con cursos, seminarios, conferencias… así como con una maravillosa y creciente base de datos terminológica y de referencias bibliográficas especializada en el ámbito sanitario.

Esta base de datos, muy útil para traductores e intérpretes especializados en el ámbito médico-sanitario, es una herramienta en línea, de código abierto y gratuita; su principal cometido es proporcionar a profesionales sanitarios, expertos en documentación biosanitaria, especialistas de traducción de textos biosanitarios, periodistas especializados en el ámbito de la salud, etc. un potente recursos de consulta bibliográfica en español. Permite recuperar publicaciones médicas y proporciona accesos directos a los textos completos de los registros de los que se compone. La base de datos MEDES posee 80.000 publicaciones (50 materias distintas) y 70.000 artículos en español.

Quiero terminar citando de nuevo al profesor Francisco Javier quien, como colofón a su maravillosa conferencia, mencionó la iniciativa MEDES:

MEDES es, además de práctica, una iniciativa patriótica, porque anima a los científicos a poder expresarse en su idioma y ayuda a colocar a nuestro país en un lugar adecuado. Nuestro idioma forma una parte esencial de nuestra cultura y, por tanto, de nuestra ciencia.

Anuncios